Diamantes

Todos los diamantes que comercializamos en Jordi feliu Joies cumplen con el certificado The Kimberley Process Certification Scheme (KPCS).

Este certificado se refiere a los países productores de diamantes en bruto, con el fin de tener la seguridad de que los diamantes que adquirimos no provengan de países en conflicto.

El diamante es carbón puro cristalizado, generado a grandes profundidades de la tierra. Al ser una materia escasa y finita, sus precios irán aumentando inexorablemente con el paso del tiempo.

El aumento constante de su valor hace que los diamantes puedan considerarse una alternativa segura para proteger su capital en tiempos de crisis económica o de inflación.

Si usted está buscando un diamante para montar en una joya o para una inversión, debe comenzar determinando qué tipo de piedra se adapta mejor a sus necesidades.

El valor de los diamantes viene dado por cuatro características de valoración:
peso, pureza, color y talla.
Popularmente en inglés se conoce como las ” 4Cs ” por sus iniciales (Carat , Clarity, Colour and Cut).

DIAMANT

Colour – color

El color de los diamantes se clasifica comparándolos con piedras testigo que sirven de patrón bajo una luz artificial normalizada, que equivaldría a la luz que viene del Norte.

En teoría, el diamante químicamente puro y estructuralmente estable, debe ser totalmente incoloro pero, en realidad, el color en los diamantes es variable.

Comercialmente se busca el diamante incoloro puro llamado blanco. Cuando esta tonalidad va desapareciendo gradualmente y aparecen tonalidades amarillas o marrones, el valor de las piedras va disminuyendo.

Existe también un número reducido de diamantes con coloraciones especiales (amarillo intenso, naranja…) conocidos como “fancies” de gran belleza y de gran cotización en el mercado.

Existen varias escalas para determinar el color:

Captura de pantalla 2013-11-11 a les 22.37.36

Clarity – pureza

La mayoría de los diamantes nacen con lo que se denomina “manchas de nacimiento”, conocidas como inclusiones. Cuantas menos inclusiones tenga, mayor será su valor de mercado.

La pureza de un diamante se determina con una lupa o con el microscopio (la graduación que se usa es siempre de 10 aumentos). Esto quiere decir que todo lo que no sea visible a 10x se considera puro, o con el término Flawless que define el mayor grado de pureza.

FL- Flawless:
Claridad perfecta. Ausencia total de inclusiones. Son extremadamente difíciles de encontrar

IF – Internally Flawless:
Significa que el diamante no contiene ninguna característica interna visible a 10x

V.V. S1- Very Very Slightly included:
Muy, muy pequeñas inclusiones que son muy difíciles de ver con lupa de 10x

V.V. S2 – Very Very Slightly included:
Muy pequeñas inclusiones que son muy difíciles de ver con lupa de 10x. El tamaño, la posición y el número que haya determinará la diferencia entre VVS1 y VVS2

V. S1- Very Slightly included:
Muy pequeñas inclusiones que se pueden encontrar con dificultad con lupa de 10x

V. S2 – Very Slightly included:
Muy pequeñas inclusiones que se pueden encontrar con mediana dificultad con lupa de 10x

S. E1- Slightly Included:
Pequeñas inclusiones que se pueden encontrar fácilmente con lupa de 10x

S. I2- Slightly Included:
Pequeñas inclusiones fáciles de encontrar con lupa de 10x

P. 1 РPiqu̩:
Características internas muy fáciles de encontrar con lupa de 10x

P. 2 РPiqu̩:
Características internas, frecuentes, que se ven fácilmente a simple vista y que reducen el brillo del diamante

P. 3 РPiqu̩:
Características internas grandes, frecuentes, que se ven fácilmente a simple vista y que reducen el brillo del diamante

Cut – talla

Una buena talla, la calidad del pulido y la simetría, es fundamental para que un diamante brille con toda su belleza, ya que consigue que se refleje toda la luz que le incide.

Esto se mide y se certifica en un laboratorio mediante una calificación.

Según uno de estos laboratorios, la GIA, Gemological Institute of America, su escala de calificación es:

  • Excelente: excelente rendimiento ante la luz. Refleja casi la totalidad de la luz que le incide.
  • Very Good: muy buen rendimiento ante la luz. Refleja casi la totalidad de la luz que le incide.
  • Good: buen rendimiento ante la luz.  Refleja casi la totalidad de la luz que le incide.
  • Fair: normal, no tan brillantes como las tallas Good o superiores, pero aún son considerados diamantes de buena calidad.
  • Poor: talla deficiente, normalmente son cortados de forma demasiado superficial o demasiado profunda y la luz se escapa por los lados o por su base.

Captura de pantalla 2013-11-11 a les 22.41.50

 

Diferentes tipos de talla:

Un diamante se puede cortar de formas diferentes, esto no incide en la calidad de la piedra pero sí en su apariencia.

La más popular es la talla redonda, llamada brillante, hay otras, como la talla princesa, baguette, corazón, pera…

La talla brillante o redonda suele ser la más habitual y es la que debido a la forma y configuración de sus facetas (58 en total) obtiene el máximo brillo, resplandor y belleza de la piedra.

La talla princesa o cuadrada, tiene 76 facetas y es la talla siguiente más usada ya que puede conseguir un brillo similar a la del brillante.

 

Diferentes tipos de formas en que se pueden cortar los diamantes:

Captura de pantalla 2013-11-11 a les 22.43.56

Carat – peso

El peso de las piedras preciosas se mide en quilates. El peso de un diamante de un quilate es de 0,20 gramos.

La medida de peso llamada quilate se divide en 100 centésimas o puntos, así por ejemplo 50 centésimas son 0,50 quilates.

El precio de un diamante varía de forma exponencial cuando varía su peso, es decir, no cuestan lo mismo 5 diamantes de 0,10 que un diamante de 0,50 quilates.

El diámetro de un diamante aumenta mucho más lentamente que su peso. Un diamante de 5 mm de diámetro pesa aproximadamente 0,50 quilates, mientras que un diamante de 4 mm pesa algo menos de 0,25 quilates.